CÓMO REDUCIR EL MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO

Reducir el miedo a hablar en público es un objetivo común para muchas personas.

Sólo en España, más del 75% de las personas sufren de glosofobia, es decir, pánico a hablar en público. Traduciéndolo, podríamos decir que, en un grupo de 10 amigos, 8 tienen pánico a ponerse delante de un público para hablar sobre cualquier tema. Para ellos es un marronazo de narices. Y no sólo eso, sino que, en algunas personas, el miedo a hablar en público se compara con el miedo a la muerte. Flipante ¿verdad?

Pero claro, hablar en público es indispensable para todos los momentos y contextos de nuestra vida. Piénsalo, para ligar hace falta, para superar una entrevista de trabajo hace falta, para solucionar rencillas en la familia hace falta, para vender hace falta, para felicitar a los novios en una boda hace falta, para un brindis hace falta, y así podríamos continuar durante tres días sin parar.

Por eso, te quiero felicitar por estar leyendo éste pequeño texto que puede aportarte un poco de luz en tu camino hacia el dominio de tu habilidad para hablar en público.

Yo tuve que sufrir una y otra vez hasta desarrollar estrategias propias para reducir el miedo a hablar en público. Durante mis estudios en el instituto, recuerdo que me acojonaba recorrer el pasillo que separaba mi pupitre de la pizarra. Creo que es una de las peores sensaciones del mundo. Aprendí a reducir mis miedos, y quiero que tú también superes tu miedo a hablar en público.

A continuación, te brindo algunas estrategias que pueden ayudar:

1. Practica: La práctica es fundamental para ganar confianza al hablar en público. Practica en casa frente a un espejo y analiza tus movimientos. Tienes que hacer callo.

2. Prepárate bien: Investiga el tema sobre el que vas a hablar y prepara un buen esquema. Tener una idea clara de lo que quieres decir te ayudará a sentirte más seguro.

3. Relájate: Antes de dar un discurso, relájate y concéntrate. Respira profundamente y haz algunas técnicas de relajación para liberar la tensión.

4. Busca apoyo: Hablar con un amigo o un mentor como yo, puede ayudar a aliviar el estrés y el miedo a hablar en público. Además, el feedback constructivo te ayudará a mejorar.

5. Visualiza el éxito: Imagina el éxito en tu discurso. Visualiza a la audiencia prestando atención y aplaudiéndote al final. Este acto te ayudará a reducir el estrés.

Recuerda que el miedo a hablar en público es normal y natural. Con práctica, paciencia y el acompañamiento de un coach, puedes superarlo y convertirte en un excelente orador.

¿A qué esperas? Conquista el mundo con tus palabras.

¡No te pierdas estos consejos!

¡No hago spam! Te comparto todo lo que he aprendido sobre hablar en público y gestión de miedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *